viernes, marzo 24, 2006


"Esta situación es un reflejo de la ocupación en su conjunto: una catástrofe de proporciones increíbles desplegada en un clima de indiferencia criminal. Según el Derecho Humanitario internacional, Estados Unidos, como poder ocupante, es el responsable último de la protección de los ciudadanos iraquíes, incluyendo a sus profesores."
Un aspecto poco conocido de la tragedia que asola Iraq es la sistemática liquidación de los profesores del país [1]. Aún siguiendo cálculos conservadores, más de 250 docentes han sido asesinados y otros muchos cientos han desaparecido. Con miles de ellos que huyen del país por temor a perder la vida, Iraq no sólo está sufriendo una importante fuga de cerebros sino que la clase profesional laica del país -que se ha negado a ser cooptada por la ocupación- está siendo diezmada, con las trascendentes consecuencias que esto tiene para el futuro de Iraq.
Ya el 14 de julio de 2004, el veterano corresponsal Robert Fisk indicaba desde Iraq:
"El personal universitario sospecha que existe una campaña para privar a Iraq de sus profesores, para completar la destrucción de la identidad cultural del país que empezó en el momento en que el ejército estadounidense entraba en Bagdad."
Con esta petición queremos romper el silencio.
- Hacemos un llamamiento a las organizaciones que trabajan para hacer respetar o defender el Derecho Humanitario internacional para que incluyan estos crímenes en sus agendas.
- Pedimos que se emprenda inmediatamente una investigación independiente internacional para probar estos asesinatos extrajudiciales. Esta investigación deberá examinar también el aspecto de la responsabilidad para identificar claramente a los culpables de esta situación. Hacemos un llamamiento al relator especial sobre Ejecuciones Sumarias del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas de Ginebra para que actúe en tal sentido.

http://www.iraqsolidaridad.org/2004-2005/docs/represion_3-01-06.html

2 comentarios:

les-éco-brico-déco-de-jo dijo...

Buen rollo de Francia...

tullidos dijo...

Esta situación me recuerda un poco al Pais Vasco, asesinatos selectivos contra colectivos concretos. Es patético cargar contra un colectivo como los profesores universitarios, que son cuerpos docentes que ayudan a formar a los jóvenes, sean del pais que sean. De verdad se merecen ese final? Creo que no.