lunes, mayo 22, 2006


.
El código da vinci y la Iglésia
El código da vinci como muchos otros libros y films de ésta categoría donde el morbo de lo desconocido y el morbo de la invención, ya sean personajes bíblicos o relatos nos llevan a todos centrar nuestra atención detrás de unas páginas o un film. Quiero hacer una crítica no al film, ni al autor, ni a su contenido que en el fondo me trae sin cuidado, más bien a nosotros mismos por dejarnos manipular y a la propia iglesia por infundirnos a centrados precisamente en esta obra con sus críticas y sus supuestas alarmas sociales, a confundirnos como se ha ido haciendo a lo largo de toda la historia! es evidente que a la Iglesia no le interesa que pensemos mucho y mucho menos en temas importantes de la religión cristiana, por supuesto que se dan cuenta que están alimentando el interés por este libro con sus declaraciones! si los tontos no son ellos! somos nosotros !!!, acusan a esta obra de contener elementos "fantasiosos", precisamente la Biblia : " Unión de diferentes libros y documentos" compuesto por mitos, crónicas históricas, relatos, narraciones ... precisamente lo que ellos critican infundadamente en esta obra.
La ficción en el ser humano desgraciadamente y lejos de la razón humana, es "muy poderosa" repetida a lo largo de los tiempos se convierte en religión, es decir creer en unos valores y unas enseñanzas no aprendidas por nosotros mismos sino impuestas, sin ser asumidas realmente para perturbar a la mente y hacer creer por creer cuando la razón surge del pensamiento.
Antes por la iglesia y ahora por los medios de comunicación a través de la ficción que somos siempre redirigidos a centrar la mirada. Se ha echo un relato relevante con otras religiones? musulmana por ejemplo?
Qué ocurriría con una novela y una película según las cuales, tras la muerte de Buda, su primitiva comunidad se hubiera dedicado a combatir a la descendencia de su amante, iniciando una historia de falsificaciones y asesinatos sin fin; y si en ese relato los monasterios budistas fueran guaridas de criminales, y el Dalai Lama, la cabeza visible de esta conjura de siglos. ¿Acaso no se levantaría todo el mundo contra esta innoble falsificación del budismo, incluidos los abanderados más políticamente correctos de la libertad de expresión? Parece que sólo con Cristo se puede trapear el suelo.
¿Por qué tanta bulla?
Si se trata de una ficción narrativa o cinematográfica, dicen algunos, ¿por qué tanta bulla? Porque es necesario tomarse en serio el poder de la literatura -aun de la más pobre- y del cine: por eso. Y porque el autor de esta ficción no vacila en afirmar que "todas las descripciones de documentos y rituales secretos contenidos en esta novela se fundan en la realidad"; sobre todo en los explosivos documentos titulados "Dossiers Secrets", descubiertos en 1975 en la Biblioteca Nacional de París. ¡Qué ganas de conocer esa clave secreta de veinte siglos! Pero no: no será posible, porque... se trata de una novela. En cuanto a la historia real, las fantasías de Brown se apoyan en textos peregrinos y en hipótesis históricas descabelladas, por contraste con la solidez de los Evangelios canónicos y de la documentación de veras confiable.

1 comentario:

Maribel Rubio dijo...

Miremos atras y comprobemos quienes son los que más han faltado a aquello que predicaban.

Realmente necesitamos creer, que fallo es el que tenemos en nuestras cabecitas para empujarnos a ello.

Pobrecitos e insignificantes somos, y que por culo damos.

Saluditos.